¡A podar! (I)


De una manera sencilla podríamos entender por podar el "controlar el crecimiento de nuestras plantas, su productividad y forma por medio de cortes".
El por qué es necesario podar tiene multitud de respuestas:
- Mantener unas plantas saludables
- Obtener un balance entre floración-crecimiento
- Rejuvenecer y proveer mayor calidad en el follaje.
- "Esculpir"

En mi opinión hay varios aspectos claves a tener en cuenta cuando querememos disponernos a podar:
- Momento de la poda: sólo debería de hacerse cuando nuestras plantas gozan de buena salud y están en perfectas condiciones. Por ello, deberíamos de abstenernos cuando por alguna razón las plantas no marchen bien (sería perjudicial e incluso letal).
- Impacto en "nuestro medio": antes de podar, la asimilación de luz, CO2 y nutrientes es máxima por parte de las plantas. Por el contrario, cuando la planta es podada sufre un "shock" momentáneo y dicha asimilación cae de manera importante. Por esto, es imprescindible bajar los niveles en nuestras rutinas de abonado, de lo contrario la proliferación de algas puede estar asegurada ya que se acumulan nutrientes en la columna de agua que no son consumidos.
-Considerar la forma final: esto es esencial de cara a "esculpir" nuestro paisaje.

2 comentarios:

Xema dijo...

Interesantisimo apunte dsobre la poda... nunca viene de mas recordar eso.

Despues cada maestrillo tiene su librillo...

Rubén dijo...

Como dijo Roger (Rabit) : "no se vayan que aún hay más" :D